Las “bacterias melancólicas”: depresión y síndrome de intestino irritable.

7 de Agosto de 2013 • Noticias del editor, Noticias MédicasLeer más »

Bacterias tristes

 

Según un reciente artículo editorial publicado por los doctores T.G. Dinan y J.F. Cryan en la prestigiosa revista Neurogastroenterology and Motility, que es la publicación oficial de la Sociedad Europea de Motilidad Gastrointestinal, cada vez hay más evidencia que la microbiota o flora bacteriana intestinal, es responsable en muchos pacientes del síndrome de intestino irritable.

Así, las modificaciones de la microbiota mediante el uso de probióticos (generalmente con lactobacillus) y antibióticos (como la Rifaximina y Minociclina), mejoran e incluso curan en muchos casos los síntomas de esta enfermedad.

Estudios recientes piensan que las bacterias en su interacción con las células del sistema inmune intestinal, liberan citoquinas que son las responsables de una continua inflamación en la mucosa del intestino. Las citoquinas son sustancias químicas que podrían actuar estimulando y modulando posteriormente el sistema neurológico, tanto intestinal como central.

Recientes trabajos además muestran que existen una marcada interacción entre el intestino y el sistema nervioso central. Ya es sabido desde hace años que sobre un 50% de los pacientes con esta enfermedad tienen también problemas de índole psicopatológico, fundamentalmente depresión y ansiedad, y que la modificación de la microbiota intestinal en algunas trabajos se ha mostrado eficaz en modelos animales y también en algunas ocasiones en la práctica clínica, para mejorar tanto el síndrome de intestino irritable como el componente psiquiátrico que muchas veces la acompaña, como son la depresión y la ansiedad.

Esto abre un importante campo de investigación, no solo para conocer mejor porque se producen estas enfermedades, sino para el desarrollo de nuevos y más eficaces tratamientos farmacológicos y biológicos.