Musicdigestion (Música para la digestión) – Septiembre 2014

 

 

27 Septiembre 2014

Hay gente que asegura que Ulrich Schnauss no es un músico, sino que se parece más a un hacker informático interviniendo programas y jugando con ruiditos hechos con computadoras, pero que en su vida ha tocado una guitarra, no sabe lo que es acoplarse a un baterista y si necesita poner a sonar un bajo busca la combinación de sonidos en su Mac hasta que la secuencia le suene a un Fender sin trastes. Es decir, la música de Schnauss está concebida, compuesta, manipulada y ejecutada absolutamente en ceros y unos, y cualquier cosa que a uno le suene a un instrumento convencional puede tener la certeza de que parece, es igualito, pero no lo es.

¡Pero que malos son!….. a mi no solo me parece un músico… ¡¡sino que puedo afirmar que es un músico genial!!.

Alemán de cuna y berlinés de adopción, como casi todos los mejores de la electrónica, ha evolucionado del shoegaze al ambient, pasando por el drum and bass, aunque el termino que mejor lo define es el de indie-trónica, ya que es capaz de realizar una música independiente y lejos de las corrientes comerciales, auténtica y única, híbrida entre lo clásico y moderno.

¡Sí!, Ulrich está ya muy lejos de los sonidos brumosos y su música es limpia, con un objetivo claramente definido…. hacernos soñar convirtiendo los sonidos en una obra cinematográfica que se pueda no solo ver, sino también sentir, oler y palpar.

El video que os dejo de A Long Way To Fall es magnífico, una pequeña obra maestra en la que una bella señorita representa la metamorfosis que experimentan algunos animales y, de forma metafórica, algunas personas. Aunque no pertenece al sello “oficial”, es una auténtica maravilla y cuando lo veas te parecerá, como a mí, que es tremendamente injusto que solo cuente con 3 mil descargas…..

¿A qué esperas? ¡Dale al play! y…… feliz música para la digestión.

 

 

26 Septiembre 2014

Han pasado ya 32 años, pero recuerdo perfectamente el día que escuche por primera vez Are You Going With Me.

Os pondré en antecedentes. No había internet ni existía el mp3, solo el vinilo y las viejas cintas magnéticas en las que grabamos canciones que sonaban en la radio. Yo por aquellos entonces hacía mis pinitos como colaborador en dos radios locales y normalmente estaba bien informado de todo lo que surgía en el panorama musical de la época.

Pero era meses de exámenes, concretamente el primer día de un caluroso verano cordobés y allí estaba yo, aislándome del mundo, en mi solitaria habitación de estudios, rodeado de apuntes y libros, preparando el final de Anatomía II. De fondo siempre acompañándome la música de la radio (sonaba de maravilla aquel impecable radiocasette Sanyo estéreo que me habían comprado mis padres por reyes). Os confieso que cuando comencé a escuchar esta canción fue tremendamente impactante, era un sonido completamente nuevo, nada parecido a lo que hasta entonces había escuchado, era una música “limpia” e increíblemente rítmica y melódica, de un grupo para mi desconocido en aquel momento (aunque ya tenía publicado un trabajo en España) y que se hacia llamar como Pat Metheny Group.

Al día siguiente del examen me compre el disco de vinilo que aún conservo entre otras glorias musicales de la época y que lo escuche obsesivamente mil veces, buscando siempre matices y sonidos nuevos.

Pero hablemos del músico: nacido en 1954 en Missouri, Pat Metheny comenzó a tocar la trompeta con 8 años y a los 12 años se decidió por la guitarra. Con 18 años se unió a la banda de Gary Burton, con el que toco casi 3 años, y con 19 ya daba clases en la escuela de Berklee a músicos de la talla de Aldi Meola y Mike Stern. Con 20 años conoció a otro debutante, el gran Jaco Pastorius (el mejor bajista de todos los tiempos) con el que colaboró en su primer disco y con 22 años grabó su primer álbum propio: Bright Size Life, que no llegó en su momento a España.

Con 23 años conoció al pianista Lyle Mais, con el que formó el “Pat Metheny Group”, a cuyo germen inicial en los próximos años se fueron añadiendo músicos como Steve Robdy, Paul Wertico, Nana Vasconcelos, Armando Marcal o Pedro Aznar entre otros.

18 álbumes con el grupo, 10 en solitario, 6 bandas sonoras y 17 formando parte de trios o cuartetos, además de 20 premios Grammy , creo que son suficiente aval para un músico.

Metheny además ha dado miles de conciertos por el mundo y visita frecuentemente nuestro país. En 1986 tuve la primera oportunidad de verlo tocar en el antiguo Teatro de la Axerquía, dentro de los albores del Festival de la Guitarra de Córdoba, un espléndido concierto de 3 horas ininterrumpidas en el que aquel músico con camiseta de rayas verdes y pelos eléctricos, me dejo un recuerdo imborrable.

“Are You Going With Me” estaba entre las canciones que disfrutamos en esa mágica noche cordobesa, una composición única en la que tras una introducción de percusión y piano, entra Metheny con una guitarra sintetizada Roland GR-300 de la que descarga música y sentimiento….. música para la digestión.

 

Es imposible resumir la obra de tan increíble músico y por suspuesto que no es esa nuestra intención. Solo he querido sin más comentarios dejar sonar 3 joyas musicales más, que encajan perfectamente en nuestro apartado semanal….. música para la digestión.

 

 

20 Septiembre 2014

La magia de internet y las redes sociales han sido claves en el inicio de la carrera musical de uno de los más sorprendentes tríos británicos de los últimos años y os explico brevemente a continuación.

Era el año 2009 y la rubia de esta historia: Hannah Reid, conoció al bajito: Dan Rothman, en los clarosocuros pasillos de una residencia de estudiantes de Universidad de Nottingham. Pero solo tuvieron valor de declararse su amor musical por Facebook, cuando él le propuso a ella, tras verla en una foto con una guitarra, el matrimonio musical con un frío mensaje en el muro (cosas de los tiempos modernos).

El germen de London Grammar ya estaba creado. Un año después se uniría el despeluznado de la película, Dot Major, que conjugaría, con la voz de Reid y la guitarra de Rothman, sus pianos y percusiones.

En 2011 acabaron sus estudios y como otros muchos músicos comenzaron a tocar en baretos y pubs donde posiblemente se les presto poca atención, por lo que decidieron colgar en Diciembre de 2012 su primera canción, Hey Now, en la otra gran red social: Youtube. Ocho meses después tenían más de 700.000 descargas (¡más que El Koala!).

En Febrero de 2013 publicaron su primer EP, Metal and Dust, que se vendió como rosquillas por iTunes (la tercera de internet que me quedaba). En Julio de ese mismo año pusieron a la venta el single Wasting My Young Years, tal vez su mayor éxito y que a día de hoy cuenta con casi 15 millones de visitas en Youtube. En Septiembre de 2013 se publicó su primer y hasta la fecha único álbum, If You Wait, en el que se incluía los anteriores singles y otros nuevos trabajos entre los que destacamos Strong y sobre todo la increible Nigthcall (una magistral versión melódica de la horripilante canción electro-house de Kavinsky)

La clave del éxito de London Grammar está sin duda en la voz única e insuperable de Hannah Reid. Parece increíble que una veinteañera de aspecto tan frágil y con cara de no haber roto en su vida un plato, sea capaz de encadernar esas escalas vocales sin que se note el menor quebranto. Su tono melancólico y su soso semblante en el escenario hacen el resto.

Es evidente que a la vista del talento de ella los chicos tienen que sacar su músculo musical para no quedar atrás, y vaya que si lo hacen o al menos lo intentan, poniéndose a la altura de las circunstancias una y otra vez. La guitarra de Rothman puntea notas sencillas pero increíblemente melódicas y Major sabe hacer un trabajo más que correcto con los teclados y el djembe.

 

¿Enganchan verdad? ;). Y es que es muy difícil seleccionar un solo tema para ilustrar tan brillante trayectoria musical, por lo que no me he podido resistir colgar unos cuantos temas encadenados: una magnífica ayuda para el reposo digestivo…. música para la digestión.

 

 

19 Septiembre 2014

Esta es una de las mejores “baladas” de la historia y Génesis tal vez el mejor grupo de rock sinfónico de todos los tiempos…..

Corría el año 1974 cuando el grupo británico, en pleno éxito, había planeado construir una opera rock en torno al libro “El Principito”, de Saint Exupery. Sin embargo la brillante idea de Rutherford, compartida por todos menos por Gabriel no cuajó, ya que éste había pensado en su propio proyecto: The Lamb Lies Down on Broadway.

Era una época en la que las tensiones dentro de la banda eran crecientes. Gabriel vivía muy preocupado con el embarazo complicado de su esposa y faltaba continuamente a los ensayos, e incluso se suspendieron varios conciertos. Además él tenía numerosas ideas propias que no compartía con el resto de los miembros del grupo. Tal vez la amenaza de dejarlo todo fue lo que hizo que el resto de la banda al final accediera a cambiar el proyecto.

The Carpet Crawlers forma parte de este disco, para mí el mejor de Génesis y si me apuras uno de los 10 mejores discos de la historia del rock. Una canción increíble en la que bajo a la voz de Gabriel, usando toda su escala vocal, se van añadiendo progresivamente instrumentos y melodías, siendo el clímax final insuperable.

He encontrado esta versión subtitulada al español, que te ayudará a entender la letra, un auténtico alarde poético de Peter Gabriel…. música para tu digestión.

 

Aunque ni mucho menos está será la tendencia de esta página, no me he podido resistir a poner esta versión grabada en 2007 durante la última gira del grupo, en la que la intepretación vocal de Phill Collins, aunque no supera a la de Peter Gabriel, es magistral y en la que apenas se hecha de menos a Steve Hackett gracias a la guitarra de Daryl Stuemer.

 

Y cerramos este apartado con la versión que realizaron en 1999, tras mutuo acuerdo y a los 23 años de la separación de Gabriel. Una versión de estudio en la que participaron todos (Gabriel, Hackett, Collins, Rutherford y Banks) pero curiosamente nunca coincidieron juntos en el estudio de grabación (esa fue la curiosa condición que puso antes Gabriel)……

 

 

13 Septiembre 2014

Del metro de Barcelona y las calles de San Sebastián a los estudios de grabación y los escenarios. La carrera musical de Anne Brun, como la de otros músicos, no ha sido nada fácil.

La cantautora noruega, hija de un abogado y una cantante de jazz, salió a buscar mundo y con tan solo 21 años se plantó en España con un pequeño equipaje y una guitarra. Tras varios años en nuestro país sin encontrar un claro desarrollo musical, se estableció en Suecia donde comenzó a relacionarse con músicos como Ellekari Larsson, cantante del grupo The Tiny. Tras una intensa labor de composición 3 años más tarde salió su primer álbum, creando después su propio sello discográfico y componiendo hasta la fecha un total de 10 magníficos trabajos.

De sutil y dulce voz, la última telonera de Peter Gabriel en la gira New Blood, es una de la máximas representantes del llamado indie-folk escandinavo.

Aunque muchos son los temas que hoy podíamos enlazar en nuestra página yo me quedo con Don’t leave, una magnífica composición, toda una pócima que te ayudará a que tengas una buena digestión.

 

 

12 Septiembre 2014

Si alguien nos preguntara por el mejor de la música electrónica de todos los tiempos seguro que él estaría entre las respuestas de más de la mitad de nosotros.
Jean Michel Jarre nació en 1948 en Lyon y es el máximo representante de la preñada escuela electrónica francesa. Su prolífica trayectoria musical esta avalada por sus 33 trabajos publicados.
Pero Jarre no solo es un gran músico de estudio, es también un auténtico showman, ya que pocos hasta la fecha pueden presumir de haber reunido en sus conciertos a más de un millón de personas. Posiblemente gran parte de la atracción que siempre ha ejercido sobre nosotros su música es porque con frecuencia ha estado inspirada en tres grandes temas de preocupación general: el futuro, la ecología y la defensa de la diversidad e igualdad étnica.

De tan genial músico podríamos colgar aquí casi cien enlaces o tal vez más, pero yo me quedo con éste: Waiting for Cousteau (esperando a Cousteau), para mi una de las más grandes obras maestras del músico y compositor francés.
Publicada en 1990 con motivo del 80 aniversario del viejo comandante Jacques-Yves Cousteau, fue diseñada en un formato corto para que pudiera entrar en la cara de un vinilo; posteriormente, gracias a la tecnología digital Jarré nos regaló su diseño original de casi 48 minutos.
El tema se desarrolla, como no, debajo del agua. La inmersión comienza con un fondo musical misterioso, suaves toques de teclado y un constante burburjeo electrónico, con una estructura algo caótica pero envolvente, mística y gravitatoria, que te empuja hacia las profundidades oceánicas donde la oscuridad y sus misteriosas criaturas abisales esperan…. y también Cousteau.

 

 

 11 Septiembre 2014

Pocos grupos han tenido tantos altibajos musicales como el dúo tal vez más famoso de Manchester.

Lamb se creó en 1996 por el productor Andy Barlow y la cantautora Louise Rhodes, a cuyo núcleo central se unieron posteriormente otros músicos que fundamentalmente los acompañaban en los conciertos. Durante todo este tiempo hemos asistido a una carrera llamativamente irregular, con continuas separaciones, pero siempre tras cada vuelta guardando una gran cohesión con su espíritu inicial.

Durante varios años han sido considerados un fiel exponente del género musical trip hop y drum and bass, aunque dentro de una vertiente más melódica gracias a las aportaciones de Lou Rhodes, budista confesa. Gorecki y Gabriel, dos de sus más conocidos títulos, son buena prueba de ello, todo un alarde de musicalidad, reflexión introspectiva y sensualidad.

Pero yo hoy me quedo para nuestro apartado con “The Espectacle”, una mística canción publicada en el que hasta ahora es su quinto y último álbum (este año se publicará otro), ilustrada con las mágicas imágenes de una puesta de sol en la terraza del chill-bar ibizenco Café del Mar.

 

 

6 Septiembre 2014

El trance es un género musical que se creo en los años 90 y aunque, como otros estilos musicales, es muy difícil de encuadrar, se puede considerar que es el centro de un triángulo formado por el house, el techno y posiblemente el chill-out, siendo su característica principal los cortos toques de teclado sintetizado y una forma musical con continuas subidas y bajadas.

Above Beyond es un trío de disc-jockeys británicos que pueden ser considerados como uno de los mejores exponentes de este género musical en su versión progresiva y melódica-vocal: Progressive Trance y Vocal Trance. Estos subgeneros se caracterizan por su modelo musical con toques muy estables y siempre progresivos, creando un ambiente más refinado y complejo que el trance tradicional; además en el último, como su nombre indica, se introduce generalmente voces de mujer creando un ambiente más melódico.

Jono Grant, Tony McGuinnes y Paavo Sijamäki además son unos conocidos productores musicales que cuentan con su propio sello discográfico y su programa semanal de radio (Group Therapy Radio). Como disc-jockeys han compartido cartel con los grandes del género (como Ferry Corsten y Tiësto). En los últimos años además nos han sorprendido con un salto a la música acústica.

Good For Me es un tema compuesto en 2007 y es un claro ejemplo de Vocal Trance, en el que aporta su angelical voz Zoë Johnston, cantante del grupo Faithles. Todo un alarde celestial de musicalidad acompañado por unas magníficas imágenes del documental de la BBC “Planeta Tierra” montadas por el joven holandés Andries Louw Wolthuizen y que seguro ayudaran a tu digestión y reposo digestivo.

 

 

5 Septiembre 2014

“Sonidos de Otoño para el caluroso Invierno…”. Así define su música Tim Betison, un joven australiano de 17 años que irrumpe en el tumultuoso mercado musical con su proyecto sonoro: Vancouver Sleep Clinic.

Tim  es un recién llegado, pero se comporta ya como un veterano. El telonero de London Grammar y Daughter en su gira por Australia, dice que ha bebido en las fuentes de los clásicos que devoraba de forma insaciable el compact disc de su padre (recuerda sobre todo a Eagles y Fleetwood Mac), pero también dice que la verdadera inspiración solo le llegó tras escuchar a Bon Iver y Sigur Ros.

Pero la Clínica del Sueño de Vancouver, según la crítica musical, es algo más que un sitio vaporoso donde descansar la mente; es también un lugar de encuentro para una música singular, a medio camino entre el ambient y el R&B de segunda generación. Música creada en la mística que dan la mezcla de instrumentos acústicos y teclados en segundo plano, percusión básica sintetizada y, sobre todo, la voz indie-falsete.

La verdad es que alrededor del gran creador de sueños musicales, el americano Justin Vernon (Bon Iver) se han ido hilando una serie de autores y músicas muy interesantes….. un largo capítulo que se irá escribiendo en los próximos años.

 

 

29 Agosto 2014:

Brian Eno es un músico multiinstrumentista, compositor y productor inglés de 66 años, considerado actualmente como uno de los máximos exponentes del rock experimental y la música ambiental.

Graduado en Bellas Artes, inicia su carrera musical en 1971 con Roxy Music, pero tras sus continuas desavenencias con Brian Ferry y un marcado aburrimiento en los escenarios, decide abandonar la disciplina del grupo tan solo dos años después, empezando una prolífica carrera en solitario, componiendo más de 20 álbumes y produciendo entre otros 7 trabajos para U2 y 3 para Talking Head, así como otras muchas colaboraciones relevantes con músicos y grupos de la talla de Coldplay, Grace Jones, Paul Simon, Robert Fripp o Daniel Lanois.

En 1983 lanzó su noveno trabajo en solitario: “Apollo, Atmósferas y Soundtracks”, que sirvió de banda sonora a la película documental “For All Mankind”, que narraba con imágenes de alta calidad tomadas en película de 35 mm, la carrera espacial de los Estados Unidos para llegar a la Luna. “An Ending (Ascent)” es unos de los cortes musicales más sublimes de esta auténtica obra maestra de la música electrónica y ambiental, que en este video se ilustran con imágenes más recientes de nuestro planeta azul desde la Estación Espacial Internacional.