Pilates puede ayudar a corregir el estreñimiento crónico

5 de Julio de 2013 • Noticias del editor, Noticias MédicasLeer más »

Según la Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD), la práctica regular de ejercicio físico y sobre todo el método Pilates, ayuda a controlar el estreñimiento crónico.

Este se define como la presencia de menos de 3 deposiciones a la semana y que con frecuencia son duras, escasas y secas, acompañándose muchas veces de sensación de evacuación incompleta y gran esfuerzo defecatorio. Afecta a casi un 20% de la población, siendo mucho más frecuente en la mujer.

La FEAD, dependiente de la Sociedad Española de Patología Digestiva, tiene una labor divulgativa y su objetivo es fomentar la salud digestiva y mejorar la calidad de vida de los pacientes. En este empeño mantiene una página web muy activa, donde bajo el lema: “tomate tu tiempo, mueve tu intestino”, se publicó una completa guía clínica para prevenir y tratar el estreñimiento.

Así, según la FEAD, una vida saludable, con correctos hábitos higiénico-dietéticos como: evitar las comidas grasas, tomar suficiente fibra y líquidos, evitar el consumo de tabaco, combatir el stress y realizar ejercicio físico regular, ayuda a controlar en muchos pacientes el estreñimiento.

El Pilates cuenta en esta guía con una apartado bien diferenciado. Los autores del estudio hacen hincapié en que este método es un sistema de acondicionamiento físico que trabaja de forma integral el cuerpo, aumentando tanto la flexibilidad como el tono muscular y ayuda al correcto alineamiento postural., siendo los dos principios básicos del la centralización y la respiración. Al mismo tiempo este tipo de ejercicios ayudan a encontrar también el bienestar a través del la relajación, proporcionando además de un equilibrio físico un equilibrio mental.

El Pilates mejora el estreñimiento porque ayuda a trabajar la musculatura del abdomen, mejorando la circulación interior y favoreciendo los movimientos peristálticos intestinales. Además la respiración durante los ejercicios también ayuda al tránsito intestinal através de las contracciones diafragmáticas. Por último el bienestar mental que ofrece este método,  mejora la función digestiva tal y como ocurre en todos los trastornos funcionales.

 

 

Ejercicios aconsejados en el manual.

En casa:

1: Postura inicial: tumbarse boca arriba, con la espalda pegada a la colchoneta y las piernas flexionadas; pies apoyados de manera cómoda. Inhalar y expandir la caja torácica, exhalar tratando de deslizar las costillas hacia abajo, tirando del ombligo hacia adentro y hacia arriba. Intentar que la zona lumbar quede plana sobre la colchoneta y evitar tensiones en el cuello. Repetir de 8 a 10 veces.

2: Partiendo de la postura inicial anterior: inhalar y apretar los glúteos y exhalar y subir el pubis, basculando así la pelvis. Mantener la postura mientras se inhala y relajar al exhalar. Repetir de 8 a 10 veces.

3: Iniciar el ejercicio desde la postura inicial del 1, despegar la columna hasta quedar apoyados en la zona dorsal y bajar articulando la columna, vértebra a vértebra. Repetir de 8 a 10 veces.

4: También desde la posición inicial 1: meter el mentón hacia adentro alargando la nuca al inhalar; al exhalar, elevar la cabeza y el pecho, contrayendo la musculatura abdominal. Descender lentamente. Repetir de 8 a 10 veces.

5: Desde la postura inicial 1, abrazar las rodillas al pecho, inhalar y exhalar profundamente. Repetir de 8 a 10 veces.

 

En el trabajo:

1: Sentados en el puesto de trabajo, intentar contraer el abdomen como en el ejercicio 1 y bascular la pelvis como en el ejercicio 2; es importante acompañar siempre el movimiento con la respiración.

 

 Click aquí para enlace directo al manual en formato pdf