Revisión sobre el Síndrome de Intestino Irritable.

8 de Septiembre de 2012 • Noticias del editor, Noticias MédicasLeer más »

Una reciente revisión sobre Síndrome de Intestino Irritable (SII) realizada y publicada por los doctores Ford AC y Talley NJ en el British Medical Journal de Septiembre  nos pone al día sobre esta patología:

– El SII es una enfermedad muy frecuente afectando aproximadamente a una de cada cinco personas en algún momento de su vida.

– En más frecuente en mujeres jóvenes y no se asocia con una mayor mortalidad, aunque es una enfermedad crónica y recurrente, que en algunos casos altera notablemente la calidad de vida de los pacientes que la sufren.

– No existe una causa única y siguen existiendo múltiples lagunas en el conocimiento de su verdadera etiología. Las alteraciones de la motilidad digestiva y la hipersensibilidad visceral son hallazgos comunes en estos pacientes y la influencia de factores alimentarios, ambientales y bacterianos intestinales podrían jugar un gran papel muy importante en pacientes predispuestos.

– Los síntomas fundamentales son el dolor abdominal y las alteraciones del ritmo intestinal.

– Un diagnóstico positivo de SII se debe alcanzar mediante criterios clínicos basados en los síntomas, no siendo generalmente necesario una investigación exahustiva para excluir enfermedad orgánica. No obstante la aparición de síntomas de alarma o la persistencia de éstos si suele obligar a ello.

– No existe un tratamiento uniforme para esta enfermedad, ni los tratamientos actuales son siempre eficaces, estando en la mayoría de los casos enfocados al tratamiento de síntomas, muchas veces variables en el tiempo. Además no existe ningún método terapéutico que pueda alterar la historia natural del SII a largo plazo, por lo que la enfermedad representa una carga económica considerable para los servicios de salud, debido a las consultas médicas, exploraciones complementarias y el consumo de medicamentos.

– No obstante las dietas de exclusión (por ejemplo: bajos niveles de oligosacáridos fermentables, disacáridos, monosacáridos y polioles) y el ejercicio físicio, pueden ser beneficiosos en su tratamiento.

– La fibra soluble, antiespasmódicos, antidepresivos, agentes que actúan sobre el receptor 5-HT, la Rifaximina y los probióticos, son más efectivos que el placebo para el tratamiento del SII.

– Las terapias psicológicas deben reservarse para pacientes que no responden a estos tratamientos.