¿Se puede prevenir la incontinencia urinaria y anal postparto?

25 de Octubre de 2012 • Noticias del editor, Noticias MédicasLeer más »

 

   Tras el parto un 30% de las mujeres sufren incontinencia urinaria y hasta un 10% incontinencia anal.

    El entrenamiento muscular del suelo pélvico antes y después del parto, mediante maniobras de Kegel, biofeedback, gimnasia hipopresiva, etc. se ha mostrado eficaz para prevenir e incluso correguir en gran medida esta situación.

    La doctora R Boyle de la Unidad Académica de Urología de la Universidad de Aberdeen ha publicado recientemente un trabajo de revisión sobre este tema en la prestigiosa Cochrane Library. El artículo se basa en 22 ensayos clínicos con 8.485 mujeres (4.231 pacientes que realizaron ejercicios del suelo pélvico antes y después del parto frente a otras 4.254 casos control que no lo realizaron).

    Y las conclusiones son especialmente llamativas y no indican lo importantes que son algunos programas de prevención.

    Así, las mujeres que hicieron ejercicios de entrenamiento del suelo pélvico antes del embarazo con respecto a las que no lo realizaron, presentaron un 30% menos de probabilidad de incontinencia urinaria en el seguimiento a 6 meses tras el parto.

   Pero si analizamos las mujeres que realizaron estos ejercicios solo tras el parto, tras presentar durante más de 3 meses incontinencia, se aprecia que esta población la incontinencia a los 12 meses del alumbramiento es un 40% menor con respecto a las que no realizaron nada.  

    Pero la población que más se beneficio dentro de los 12 meses postparto fue el grupo de mujeres que, presentara o no incontinencia tras el alumbramiento, realizaron los ejercicios de forma rutinaria, siendo las más beneficiadas aquellas con más riegos: primíparas, con hipermovilidad del cuello vesical al inicio del embarazo, con bebé grande o con un parto asistido con fórceps.

   No obstante, aunque la percepción es que realmente puede matenerse estos beneficios por periodos más prolongados, no hay trabajos suficientes que hablen de estas técnicas por periodos mayores a 12 meses.

 

Algunas de las consecuencia comunes de los traumatismo intensos o prolongados sobre el suelo pélvico de las mujeres, fundamentalmente los partos y el estreñimiento crónico, es la aparición de cistocele, rectocele y enterocele, según sea el organo que se descuelga y cae hacia la zona perineal a través de la vagina. Esta situación provoca estreñimiento crónico por dificultad expulsiva, siendo muchas veces necesarias maniobras de digitación para poder defecar, y finalmente incontinencia anal y urinaria.