Microinflamación yeyunal y Sindrome de Intestino Irritable predominio diarrea (SII-D)

Ben Stiller Allong Came Polly

Ben Stiller interpreta a un personaje con un molesto SII en “Allong Came Polly” (En España: “Y entonces llego ella”)

Los pacientes con SII-D tienen una mayor expresión de anticuerpos y células inflamatorias activadas en la mucosa yeyunal que las personas que no lo padecen. Además la gravedad de los síntomas se asocia a una mayor microinflamación, es decir la diarrea y el dolor abdominal son más intensos en aquellos pacientes en los que existe mayor carga de anticuerpos y células inflamatorias a nivel de la mucosa intestinal.

Estas son las conclusiones de un interesante trabajo publicado recientemente en la revista Gut por un equipo de investigadores españoles liderados por la Dra Maria Vicario del Vall d’Hebron Institut de Recerca y en el que también han participado el Institute of Human Genetics de Alemania y la Universidad de Linköping de Suecia, y que se ha financiado con el Fondo de Investigación Sanitaria del Instituto de Salud Carlos III.

El equipo reclutó para su estudio a un total de 30 voluntarios sanos y 49 paciente con SII-D. A todos se les realizó tanto estudios de sangre periférica como biopsias yeyunales. En ninguno de los pacientes estudiados, tanto sanos como enfermos, aparecían marcadores de inflamación en las muestras de sangre periférica, pero sin embargo en los pacientes con SII-D si aparecían marcadores inflamatorios en su mucosa yeyunal a diferencia de los voluntarios sanos, correlacionándose además la intensidad de esta microinflamación con una mayor intensidad de los síntomas que se valoraron (movimientos intestinales, diarrea y síndrome depresivo asociado).

Las células principalmente activadas eran linfocitos B, células plasmáticas y mastocitos, siendo muy intensa la actividad de anticuerpos de la clase IgG tanto en la mucosa intestinal como en la luz yeyunal, aún cuando no se detecto en ningún caso, como ya habíamos señalado antes, actividad en sangre periférica.

Según los investigadores esta microinflamación responde a antígenos bacterianos o alimentarios aún por definir, por lo que aún queda un amplio camino por recorrer, pero sin duda ésta y otras investigaciones similares son nuevas puertas que se abren a un mejor entendimiento de la enfermedad, y que facilitaran en el futuro un diagnóstico fiable y objetivo del SII-D (hasta ahora recordamos que se diagnostica solo por exclusión de otras patologías lo que hace que los pacientes sean sometidos a un innumerables pruebas, lo que dispara el gasto sanitario). Además, también según el equipo investigador, esto abrirá el camino a un tratamiento más específico y eficaz de la enfermedad, ya que identificar los antígenos que producen estas microinflamación ayudará sin duda a su tratamiento.