MusicDigestion (Música para la Digestión)

14 Marzo 2015

Stairway to Heaven es considerada como la balada rock más grande de todos los tiempos, publicándose hace nada más y nada menos que 44 años dentro del cuarto disco de Leed Zeppelin, uno de los mejores bandas rock de todos los tiempos.

 

Existen muchas anécdotas sobre esta canción y os podemos contar algunas de ellas:

  • Al parecer la canción se compuso en un solo día, mientras ensayaban enfadados y solos Jimmy Page (guitarra) y Robert Plant (vocalista), ya que Jonh Bohham (batería) y John Paul Jones (bajo y teclados) habían faltado tras haberse corrido una juerga el día anterior.
  • Robert Plant tan solo preciso para su grabación dos registros vocales, así que practicamente la grabaron de un tirón.
  • Nunca llegó a ser single por su larga duración pero permitió que del álbum se vendieran millones de copias. También ha sido una de la canciones más escuchadas en la radios de todo el mundo.
  • La grabación original enmaquetada pudo haberse perdido para siempre por culpa de Andy Johns, el ingeniero del disco. Al parecer Iban a mezclarla a Los Ángeles y Andy, pendiente de quedar con unas chicas, se olvidó la cinta en el avión. Se dieron cuenta horas después; afortunadamente, pudieron recuperarla.
  • En cuanto a la letra… dicen que Robert Plant estaba en aquel momento fascinado con la obra de Tolkien y se inspiró en esta para componerla. Él dice que lo que quiso contar era la historia de una mujer egoísta que continuamente exige a los demás cosas sin ofrecer nada a cambio.
  • En 1982, el estado de California convocó un pleno para comprobar con un perito, que efectivamente había una invocación satánica oculta que se distinguía al reproducir la pieza en sentido contrario. Swang Song, la discográfica de los Zeppelin, sacó un comunicado afirmando que sus tocatas sólo funcionaban en un sentido… ¡hacia adelante! Afortunadamente, toda quedó en anécdota.

Esta es sin duda una de mis canciones favoritas, atemporal y siempre mágica, a la que le descubres cada vez que la escuchas sonidos y matices nuevos, una de la mejores composiciones de todos los tiempos….. música para la digestión.

 

 

13 Marzo 2015

Hoy dirigimos de nuevo nuestra mirada a la cuna de la música electrónica: Berlín, porque allí nació hace 13 años Moderat, un trío que podríamos definir como poco más que desconcertante, ya que aún siendo la antítesis de lo comercial (tan solo han publicado 2 álbumes), es uno de los grupos más venerados en su género por su alta calidad musical.

A este patrón de misticismo contribuye además la personalidad, tal vez demasiada ácida e independiente de sus componentes: Gernot Bronsert (Apparat), y Sascha Anillo y Sebastian Szary (Modeselektor), tres auténticos caowboys de los teclados, tornamesas y generadores electrónicos de señal: chill-tecnho-trance con un apabullante pedigrí.

Y para muestra un botón (to show a button): Damage Done… música para la digestión.

 

 

07 Marzo 2015

William Ackerman nació en 1949, en la Alemania Oriental de postguerra, pero nunca llegó a conocer a sus padres ya que quedó pronto huérfano, siendo adoptado a los 9 años por una pareja de jóvenes profesores americanos, por lo que se crió en Palo Alto, California, donde pudo desarrollar su amor por el campo, los amigos y la música.

A los 12 años comenzó a tocar la guitarra de forma autodidacta y a los 16 años empezó a estudiar en la Universidad de Stanford, donde su padre era profesor. Pero a William no le iba aquello de los estudios y comenzó a trabajar de carpintero en algunas construcciones locales.

A pesar de ello nunca abandonó su afición por la música y tocaba en los fines de semana en las iglesias y porches, sobre todo para los amigos. Tras reunir un poco de dinero decidió grabar su primer disco y creo en 1976 la discográfica Windham Hill, con el objetivo de plasmar en grabaciones de bajo costo la música de guitarristas poco conocidos, incluido el mismo, y poder así comercializarlas solo para cubrir los gastos. Pero aquello se desbordó desde el primer momento, ya que la gente comenzaba a devorar con pasión en todo el mundo aquella música de pocos llamada new age. Tras contratar al pianista George Winston y el guitarrista Michael Hedges e introducir grupos como Shadowfax e incluso música electrónica, aquel fenómeno musical de pocos fue ya de masas, siendo finalmente comprado 15 años después, por la discográfica BMG, subsidiaria de la Sony Music Entertainment.

Hoy os traemos una de sus primeras y más famosas composiciones de Ackerman: Visiting, en la que es acompañado al liricón (clarinete sintetizado) por Churk Greenberg componente del grupo Shadowfax, fallecido con tan solo 45 años y poco después de realizar esta grabación, tras no superar una crisis coronaria.

 

 

06 Marzo 2015

¡Error: URL Inválida!

Albatros es un tema instrumental de la banda inglesa Fleetwood Mac. Lanzado como single en noviembre de 1968 llegó a ser un número uno en Inglaterra, justo un mes antes de que la banda decidiera establecer su residencia definitiva en Estados Unidos y mucho antes de que formaran parte de ella las dos chicas (Crhistine McVie y Stevie Nicks).

La pieza fue compuesta por Peter Green quien en su época recibió algunas críticas por lo que parecía un tema demasiado simple y comercial. La verdad es que los que lo criticaban se equivocaban de pleno  ya que este tema, como todas las obras maestras, sigue las claras pautas de lo atemporal (si lo escuchas por primera vez entenderás lo que digo y si es la número mil también).

El tema está compuesto sobre la base de dos acordes de guitarra que simulan el vuelo majestuoso del albatros y unos toques de batería con baquetas de timbal que recuerdan a la olas golpeando las rocas. Pero de su gran complejidad compositiva habla la gran sencillez que emite cuando la escuchas.

Hoy he encontrado esta magnífica versión de Chris Coco un veterano DJ y productor inglés de música electrónica y new wave. Una magnífica composición mezclada con imágenes vintage de una actuación para la BBC de la mítica banda londinense…. música para la digestión.

 

 

28 Febrero 2015

Nuevos músicos, cada vez más jóvenes, irrumpen con fuerza en el panorama musical mundial. Este es el caso de Yndi Ferreira, un joven parisino que desde su residencia en Berlín y con tan solo 19 años nos sorprende con su música.

Dream Koala, que es así como se hace llamar, nos ofrece una electrónica extremadamente original (casi nunca escuchada con anterioridad) con una gran musicalidad, a la que asocia guitarras de sonido limpio y una voz que recuerda a la de los mismísimos ángeles. La mezcla la podríamos definir como una curativa pócima con dos ingredientes fundamentales: sensibilidad francesa y creatividad berlinesa.

Sus letras reflejan alguna de las inquietudes de nuestro tiempo, una mezcla de ecologismo universal y ciencia ficción, de interrogantes sobre el futuro del hombre y la humanidad, pero desde una perspectiva positiva y confiada, siendo Saturn Boy y Earth dos claros ejemplos…… música para la digestión.

 

Como bonus track: Odissey

 

 

Pages: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29