¿Porqué se sigue confundiendo en internet intolerancia a la fructosa con fructosemia?

24 de abril de 2015 • Noticias del editor, Noticias MédicasLeer más »

Hommer pensandoMe sorprende la facilidad con la que algunas personas escriben en internet sobre problemas médicos a pesar de su garrafal falta de información. Esto sin duda crea una gran confusión en los pacientes que bucean en la web buscando una solución a sus problemas de salud.

Hoy he hecho una búsqueda en Google y me ha sorprendido una vez más que poniendo en el buscador “intolerancia a la fructosa” , esto que os cuento no sea solo un problema de alguien que sin formación escribe lo que mejor le parece en su blog personal, sino que en teóricas páginas “de prestigio” (revistas y diarios digitales, web de clínicas e incluso de profesionales de la salud) también se incurre en este craso error con mucha frecuencia y claro, yo me pregunto ¿qué solución le podemos dar tan peliagudo tema además de montar una pataleta digital o gritar en el desierto de internet donde casi nadie te oye?, ¿dónde están las personas que deberían de controlar esta información errónea que continuamente se cuelga e internet y tanto daño puede provocar a nuestros pacientes?.

Aclaremos una vez más los términos:

– La intolerancia a la fructosa es una patología benigna, muy frecuente y sintomática muchas veces, pero en cualquier caso benigna y que en ningún caso requiere una dieta estricta y por tanto carencial.  Recordemos que la intolerancia se produce por un déficit de la absorción de fructosa en el borde en cepillo de la célula intestinal; el exceso de fructosa no absorbida, recorre el intestino delgado y llega al colon donde las bacterias intestinales la fermentan produciendo meteorismo, movimientos intestinales, distensión abdominal, dolor, diarrea, etc.

– La fructosemia sin embargo es una enfermedad grave, que aparece tras el nacimiento y no se debe a un problema de absorción, sino a un problema de metabolismo de este azúcar en el hígado. Si con el tiempo no se corrige con una dieta estricta sin fructosa, sorbitol y sacarosa, se desarrollará hipoglucemias, ictericia, convulsiones y una insuficiencia hepática y renal grave.

Es un error común confundir ambas en algunas páginas web, crear alarma en la población e indicar dieta estricta sin fructosa, sorbitol y sacarosa en los pacientes con intolerancia tal y como sí aconsejamos, lógicamente, en los que tienen fructosemia. Pero el problema de estas dietas en otra situación diferente a la fructosemia es mayúsculo ya que si son estrictas son carenciales y por tanto no ayudan nada a los pacientes con solo intolerancia. La dieta en el intolerante sin fructosemia debe de ser solo en base al nivel de tolerancia, evitando alimentos con exceso de fructosa y sobre todo los que lleven sorbitol o la combinación de ambos, ya que se interfieren en su absorción. Si embargo la presencia de otros azúcares en la combinación distintos a éstos como son la glucosa o sacarosa, mejoran notablemente la absorción. Y sobre todo hay que tener en cuenta que a veces es preferible comer algunos de estos alimentos, aunque nos produzcan síntomas, antes que seguir dietas demasiado estrictas ya que estas son difíciles de llevar, crean mala calidad de vida y a veces graves problemas de salud.

Una vez más queda demostrado que en Medicina no solo es importante saber de Medicina sino que lo que nunca debe de faltar es lo que llamamos el sexto sentido del médico, es decir: el sentido común.

 

Enlaces de interés:

Información sobre la intolerancia a la fructosa-sorbitol y fructosemia

Dieta pobre en fructosa-sorbitol